Qué ver en Islandia en una semana. Ruta de viaje

Este país merece mucho más tiempo, pero si no dispones de más días te proponemos qué ver en Islandia en una semana. La ruta está pensada para recorrer la isla en coche a través de la Ring Road en apenas siete días, por lo que podrás visitar los lugares más importante del país pero, por contra, algunas veces tendrás que conducir bastante. Si viajas durante los meses de verano dispondrás de más tiempo de luz solar, por lo que puedes alargar los días y aprovechar más cada jornada de viaje. Nosotros estuvimos a finales del mes de agosto y anochecía por completo cerca de las 11 de la noche. A lo largo del itinerario explicamos también en qué puedes invertir días extra si disponemos de más tiempo.

Mapa aproximado de la ruta - Islandia

Mapa aproximado de la ruta – Islandia

Llegada a Islandia

Lo más habitual es aterrizar por la tarde o incluso de noche, como fue en nuestro caso, por lo que ese día lo mejor es conseguir el coche de alquiler y dirigirnos al primer alojamiento, en el que poder descansar antes de comenzar el itinerario propiamente dicho.

Día 1. De Keflavík a Skògar (230 km)

Comenzamos el día desayunando yogures, fruta, leche y dulces en el alojamiento que teníamos en Keflavík, ciudad en la que se encuentra el principal aeropuerto de Islandia. Nosotros nos alojamos en un bed & breakfast muy acogedor llamado Home Guesthouse y regentado por una mujer muy amable que antes de partir nos dio excelentes instrucciones acerca de cómo evitar las zonas de más tráfico.

Nuestro primer destino fue el cráter Kerið, un antiguo volcán ya extinto en el que ahora hay una laguna de agua turquesa. En una ocasión, Björk dio un concierto en medio del agua sobre una barcaza, si tienes curiosidad puedes ver un vídeo aquí. El acceso al cráter es de pago, pero el día que fuimos nosotros hacía un tiempo de perros y el chico de la taquilla nos permitió entrar gratis.

Geiser Strokkur - Islandia

Geiser Strokkur – Islandia

Más tarde continuamos hacia la gran visita del día: el famoso Círculo Dorado. Esta zona cercana a la capital es conocida por el Parque Nacional Þingvellir, la cascada Gullfoss y los geisers Geysir y Strokkur. En nuestro caso recorrimos primero Þingvellir, en donde vimos la falla que separa Europa de America del Norte así como varías cascadas, entre las que destaca Öxarárfoss. Tras comprar algún recuerdo en una tienda, cogimos de nuevo el coche para llegar al espectacular geiser Strokkur. Este chorro de agua caliente que alcanza los 20 metros de altura es puntual como un reloj suizo ya que escupe agua cada cinco o seis minutos, por lo que puede disfrutarse y fotografiarse varias veces con facilidad. El cercano Geysir (que da nombre a este fenómeno natural) era antaño mucho más espectacular, con erupciones de hasta 100 metros de altura, pero desgraciadamente lleva años con poca actividad. Antes de conducir hasta el albergue de Skògar, acabamos el día observando caer el agua en la espectacular Gullfoss, una casca de más de 30 metros de altura.

Día 2. De Skògar a Höfn (310 km)

Junto a Skògar hay una catarata de más de 60 metros de altura (Skògafoss) que puede visitarse tras desayunar. Ese día le aprovechamos para hacer una pequeña excursión por un glaciar, en concreto por la lengua Sólheimajökull, perteneciente al glaciar Mýrdalsjökull. Debajo duerme el Katla, un peligroso volcán que debería haber entrado en actividad hace años, por lo que se espera que en cualquier momento entre en erupción. La carretera hasta el acceso al glaciar estaba en mal estado, por lo que nos fue muy importante seguir los consejos para conducir en Islandia.

Lengua glaciar - Islandia

Lengua glaciar – Islandia

Al acabar la excursión, retomamos la ruta por la Ring Road hacía Vík í Mýrdal. Es obligatorio parar en las playas de arena negra cercanas, como Reynisfjara, donde también hay acantilados por la zona con colonias de frailecillos y pináculos marinos en Reynisdrangar. Después, es vital estar atentos a repostar o comprar comida porque Kirkjubaejarklaustur es el último pueblo con gasolinera hasta Höfn, destino del segundo día.

A continuación, hicimos una parada en el parque natural Skaftafell (llamado también Vatnajökull) para dar un paseo hasta la catarata Svartifoss, rodeada de increíbles columnas de basalto. La excursión a pie son alrededor de 3,5 km entre ida y vuelta, con una dificultad baja. Por último, de nuevo al coche para llegar atardeciendo a lo más espectacular de la jornada: el lago Jokulsarlon, famoso por sus numerosos icebergs flotantes. Se puede dar un paseo a pie por la zona o comprar ticket en un paseo en zodiac o vehículo anfibio.

Cascada Svartifoss - Islandia

Cascada Svartifoss – Islandia

Opcional: Si dispones de un día extra, nuestro consejo es dividir esta jornada en dos para poder hacer una excursión más larga por el glaciar, disfrutar del parque natural Skaftafell con más tranquilidad o acercarse a la laguna Fjallsarlon, cercana a Jokulsarlon.

Día 3. De Höfn a zona de Egilsstadir (300-400 km)

El día está dedicado a recorrer la costa este de Islandia, con impresionantes paisajes y numerosas cascadas. La Ring Road recorre casi toda la costa y hay varios pueblos interesantes y acantilados por pequeños desvíos. Los pueblos que se pueden visitar, de sur a norte son los siguientes:

  • Neskaupstadur: Si el paso de montaña es transitable ese día, el acceso al pueblo es por una carretera estrecha pero en un entorno muy bonito. Se puede hacer una excursión en barco o, mejor, en kayak para visitar cuevas y observar aves.
  • Mjóifjördur: Se accede por la carretera 953, auque la conducción no es fácil. Abundan las cascadas en la zona.
  • Seydisfjôrdur: Es un pueblo con casas de colores, un río cercano y bonitos acantilados.
  • Borgarfjördur Eystri: Entre picos y las montañas Dyrfjöll. Es buen sitio para observar aves junto al mar.
Pueblo costero - Islandia

Pueblo costero – Islandia

En nuestro caso, hicimos noche en el albergue de Seydisfjôrdur. Hay un par de bares muy acogedores en los que beber y cenar algo antes de irse a dormir.

Opcional: Con dos días en lugar de uno, se puede hacer una excursión en kayak y recorrer todos los pueblos arriba descritos, de lo contrario tendremos que seleccionar bien qué visitar. Con más tiempo también te puedes bañar en piscinas de agua caliente como las que hay en Seydisfjôrdur.

Día 4. De Seydisfjôrdur a Zona Akureyri (320 km)

Nuestra primera parada fue la cascada más caudalosa de Europa: Detifoss, a la que se puede acceder por la carretera 862 o la 864. Son unos kilómetros bordeando por el este o el oeste el río Jökulsá. Hay un parking cercano y un acceso peatonal hasta las cercanías de la cascada, con una corriente descomunal que te hará sentir insignificante. Después, retomamos la Ring Road y unos cinco kilómetros antes del lago Myvatn cogimos la carretera 863, que lleva hasta la zona volcánica de Krafla. Hay una central térmica y pozas burbujeantes, además del cráter de Stora-Viti. Hay que tener mucho cuidado y no abandonar nunca los senderos marcados ya que la zona se considera activa hoy en día.

Cascada Detifoss - Islandia

Cascada Detifoss – Islandia

La siguiente parada es la zona geotermal del monte Námafjall, que se puede ascender si se desea en unos 30 minutos. En ese entorno está Hverir, un campo activo en el que hay humeantes calderas de lodo. Las zonas transitables están delimitadas con cuerdas y de nuevo es muy importante no desviarse de estos caminos.

Como hacia bastante frío y aunque no estaba en nuestros planes iniciales, decidimos ir Jardbodin, los baños naturales de Myvatn. Son las piscinas naturales más importantes de la zona y el agua estaba genial, incluso llegaba a quemar en algunas zonas. Fue toda una experiencia bañarse en agua caliente, al aire libre, mientras había cerca de 0ºC.

Finalmente, fuimos hasta Reykjalið, un pueblo situado a orillas del lago Myvatn. El lago está rodeado por carreteras asfaltadas (1 y 848) y la zona más interesante es la orilla este. En ese lado está el campo de lava de Dimmuborgir, con un punto de información y varios recorridos a pie de entre 10 minutos y una hora para observar pseudo-cráters y formaciones rocosas de lava.

Al anochecer, visitamos la cascada de los dioses (Godafoss) y condujimos hasta cerca de Akureyi para descansar en Bjarnargerdi Guesthouse, un pequeño alojamiento situado en un entorno perfecto y con una relación calidad-precio excelente. Muy recomendable.

Opcional: Se puede ir hasta Húsavík, una ciudad al norte situada a 40 minutos de Reykjalið, en una bahía ideal para avistar ballenas. Tiene una iglesia de madera de hace 100 años muy llamativa, la famosa faloteca de Islandia y algunos buenos locales para beber y comer junto al puerto. Con tiempo extra, es imprescindible comprar un ticket en uno de los numerosos barcos que salen cada día al encuentro de las ballenas.

Día 5. De Akureyri a Borgarnes (340 km)

Es posiblemente la zona de Islandia menos turística pero igualmente tiene varios puntos de interés. A primera hora recorrimos Akureyri, la “capital” del norte de Islandia. Tiene un centro peatonal con bastantes tiendas y cafés, con calles muy coloridas y animadas, además de un parque botánico. Más tarde aprovechamos para comprar en un supermercado Bonus ya que es una de las cadenas más baratas que hay allí. Islandia es un país muy caro, aunque en los últimos años el cambio de moneda es más asequible por lo que se puede planificar un viaje que resulte bastante barato.

Más tarde, seguimos nuestro camino hacia el oeste, hasta la península de Vatnsnes en donde se encuentra una famosa roca en forma de trol llamada Hvítserkur. En esa misma zona, hay varios puntos desde los que se pueden observar focas salvajes en su entorno natural. Se puede recorrer toda la costa por un camino de grava antes de continuar hasta Borgarnes para pasar la noche. Otra opción es dormir más al norte para dar menos rodeo al día siguiente, día dedicado a Snaefellsnes.

Día 6. De Borgarnes a Reikiavik (330 km)

Este último día en ruta lo dedicamos casi por completo a disfrutar los fiordos del este y la península de Snaefellsnes. Nuestra primera parada fue de camino en Stykkishólmur, pueblo en el que hay una curiosa iglesia con un campanario en forma de columna vertebral. Además, junto al puerto hay una isla de basalto desde la que se pueden hacer muy buenas fotos.

Peninsula de Snaefellsnes - Islandia

Peninsula de Snaefellsnes – Islandia

Uno de los grandes aciertos del día fue ir a probar carne de tiburón a una pequeña granja familiar, en Bjarnarhöfn. Tienen un pequeño museo y explican el proceso de curación que sigue la carne para que sea comestible ya que fresca es tóxica para el ser humano. La visita incluye una pequeña degustación de la carne junto con pan tradicional. Se supone que la carne de tiburón es un manjar, de hecho es muy cara, pero su regusto y olor similar al amoniaco no la hacen apta para todos los gustos.

La segunda mitad del día la dedicamos a seguir recorriendo toda la península de Snaefellsnes, que incluye una playa de arena dorada, otra con restos del naufragio de un barco inglés en 1948 y varios fiordos que merece la pena visitar. Después de cenar, continuamos hasta la capital, Reikiavik, y nos alojamos en una cuidada guesthouse llamada Mosi Apartaments y que, teniendo en cuenta lo caro que es Islandia, resultó ser muy barata.

Playa de arena dorada - Islandia

Playa de arena dorada – Islandia

Día 7. Visita a Reikiavik

El último día antes de volver lo dedicamos a la capital de Islandia. Nuestra intención inicial era acercarnos a Blue Lagoon, las famosas piscinas de aguas termales, pero resultó que ese mismo día habían atracado varios cruceros en Reikiavik y el lugar estaba atestado de turistas. De vuelta a la ciudad y una vez aparcado el coche, caminamos por el centro y compramos algunos recuerdos en la calle Laugavegur, una de las principales zonas comerciales. También aprovechamos la ocasión para comer pescado fresco en un restaurante japonés que servía sushi muy bien elaborado y que, para nuestra sorpresa, resultó ser más barato que en España. Antes de continuar hacia la catedral (que es a su vez el edificio más alto de Islandia), tomamos un café en el famoso Café Babalú.

Reikiavik - Islandia

Reikiavik – Islandia

Acabamos el día dando otro paseo por el centro y cenando antes de salir hacia el aeropuerto, en donde devolvimos el coche y cogimos nuestro avión de regreso.

Opcional: La oferta cultural de la capital es amplia por lo que merece la pena dedicarle dos días en lugar de sólo uno si se dispone de tiempo suficiente para ello.

5 Replies to “Qué ver en Islandia en una semana. Ruta de viaje”

  1. ronaldo stoppa

    Quiero dar las gracias por repartir de una forma muy objetiva y sencilla la experiencia por Islandia, que esta nos ayudando mucho en nuestro rotero ……… cual es el nombre del Restaurante Japones por los sashimi y también por ser economico jajaja otra pregunta que epoca que has hecha esa excursión pensamos irnos en abril que os parece? , Saludos Stoppa

    Responder
    1. Jesús Autor del Post

      Hola Stoppa,

      Gracias por tu comentario. El restaurante es un pequeño local llamado Sushibarinn, en Laugavegur 2: https://goo.gl/maps/TpEmrwriVcE2 Es fácil de encontrar, está en una de las principales calles comerciales de la capital.

      En cuanto a las fechas para viajar a Islandia, en abril es probable que el tiempo no sea demasiado bueno y que os encontréis con carreteras secundarias cortadas por nieve, etc. En principio la Ring Road y otras carreteras principales deberían estar todas accesibles.

      ¡Disfruta el viaje!

      Responder
  2. Alejandra

    Hola!! un blog estupendo! Nosotros iremos del 5 al 13 de septiembre, en tierra del 6-12 y ya estoy mirando todo lo que hacer. Hemos alquilado una autocaravana con lo cual entiendo que iremos a la aventura…., pero con lo que has contado ya me hago una idea….Mil gracias!!

    Responder
  3. Moli Martínez

    Buenas Alejandra:
    Nosotros también estamos barajando la posibilidad de viajar en autocaravana en septiembre, pero no encontramos algo bien de precio.¿Te importaría decirnos lo habéis reservado y mas o menos el precio?

    Gracias de antemano y feliz viaje

    Responder
  4. carlos

    yo tambien viajo en septiembre y estoy barajando la posibilidad de ir de camping. iría del 1 al 8 o del 1 al 11, no sé que hacer. No se si aguantaré 11 días en tienda de campaña 😀

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *